El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 25 de septiembre de 2017    N° de Edición On Line: 2320

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

El Ejecutivo sale a la conquista del comercio

En plena campaña, el municipio seduce a los comerciantes con visitas y polémicos descuentos tributarios.
Rafam vs. Sifim.

BulletRafam vs. Sifim.

13.09.2017, 10:34:31 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
Necesitado de votos para dar vuelta el virtual empate de las PASO, el Ejecutivo está echando mano a todos sus recursos para tratar de conquistar el voto de los comerciantes, un sector con el que viene manteniendo cierta tensión producto de los tarifazos aplicados en las tasas en los últimos años.
 
Consciente de que será imposible establecer un vínculo a través de la Cámara que los nuclea –fuertemente opositora a la gestión de Arrieta/Fassi– el Ejecutivo decidió establecer un contacto directo con los comerciantes.
 
Es así que en las últimas semanas un funcionario del área de Inspecciones recibió la directiva de visitar algunos locales y charlar con los dueños en tono amistoso. Su misión fue transmitirles que en estos meses habrá cierta elasticidad en cuanto a exigencias y reclamos del municipio.
 
Por otra parte este medio recibió información sobre algunos grandes contribuyentes que habrían sido beneficiados con importantes recortes en sus deudas o emisiones de tasas. Se trata de quitas que se realizan por fuera de los mecanismos oficiales del área de Contaduría y que se encuentran a cargo de Laura Rial, una funcionaria sin cargo, sin firma y sin oficina propia que sin embargo maneja gran parte de la economía municipal. Al igual que Etchetto (el contador que se quedó con el cobro de las deudas municipales) la influyente Rial fue funcionaria de Arrieta durante su período como ministro de Asuntos Agrarios  y luego continuó en Cañuelas como la sombra de los secretarios de Hacienda.
 
De acuerdo a los datos recogidos por este medio, algunos contribuyentes importantes concurren al municipio fuera del horario de atención al público para negociar con Rial estas jugosas amnistías de tiempos electorales.
 
Para poder implementar los recortes tributarios se realizarían modificaciones manuales en el SIFIM, el arcaico sistema informático de los años ´80 que el municipio sigue utilizando a pesar de los airados reclamos y multas del Tribunal de Cuentas, que desde hace varios años le exige implementar el RAFAM, mucho más moderno y auditable.
 
En rigor de verdad la Municipalidad sí implementó el RAFAM, pero sólo en algunos módulos (Tesorería, Personal y Contaduría). De manera inexplicable el área de Ingresos continúa bajo la órbita del SIFIM, introducido en 1984. Pero claro, desecharlo implicaría perder esta capacidad de modificar registros y “perdonar” a dedo.
 
En otros casos, la idílica relación que se plantea con los comerciantes no llegó a buen término. La semana pasada un conocido emprendedor de Uribelarrea tuvo un duro enfrentamiento con empleados del municipio que pretendieron cobrarle algo que el año pasado le habían dado como saldado.
 
Por lo que pudo averiguar este medio, en julio de 2016, en momentos en que el Ejecutivo estaba urgido de fondos, le pidieron abonar en forma anticipada la declaración sobre Ingresos Brutos. Le hicieron una liquidación estimativa y le indicaron que si la pagaba en ese momento, le quedaría cubierto todo el período. El comerciante quiso colaborar con el municipio y abonó por adelantado. 
 
Hace unos días, cuando se presentó para regularizar el nuevo ejercicio, pretendieron cobrarle una diferencia por el período anterior, con el argumento de que había tenido más ingresos que los que pagó en 2016.
 
El comerciante reaccionó indignado, recordó que quiso colaborar con la gestión y que le habían dado la palabra de que no le reclamarían ningún excedente. Concurrió más de cinco veces al municipio (la última vez con su contador) hasta que logró que entendieran su planteo.
 
Cosas que pasan en tiempos donde la administración de la cosa pública termina pisoteada por las urgencias electorales.
 
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección