El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de noviembre de 2017    N° de Edición On Line: 2379

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Máximo Paz Oeste: detectan un niño con altos niveles de plomo en sangre

 Estudios realizados en el Hospital Ludovica de La Plata y en el Garrahan demostraron que tiene el doble de plomo permitido. La zona está contaminada por la actividad industrial.
La vivienda donde reside en niño, bajo las torres de alta tensión.

BulletLa vivienda donde reside en niño, bajo las torres de alta tensión.

13.07.2017, 10:56:20 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 Un niño de Máximo Paz Oeste, de dos años de edad, padece una enfermedad conocida como “Saturnismo” o “plumbemia”, caracterizada por un elevado nivel de sales de plomo en la sangre, lo que produce un retraso de crecimiento, daños neurológicos, anemia y, en casos extremos, la muerte.

Desde que nació el niño vive con sus padres y una hermanita de 3 años en una precaria vivienda de madera ubicada en las calles Moctezuma y Maipú de Máximo Paz Oeste, a metros del arroyo Cañuelas, muy cerca de las torres de alta tensión y en una zona de aguas contaminadas por efecto de la actividad industrial.
 El caso se detectó a partir de un estudio de campo realizado en la zona por los técnicos de ACUMAR (ver nota en Página siguiente). El 20 de marzo el niño fue sometido a una extracción de sangre en el Instituto de Desarrollo e Investigaciones Pediátricas "Prof. Dr. Fernando Viteri" del Hospital "Sor María Ludovica" de La Plata reveló que padece una plumbemia de 10,3 µg/dl (microgramos por decilitro) cuando el límite permitido en menores de 18 años y embarazadas es de hasta 5,0 µg/dl.
 
Una contraprueba realizada en el Hospital de Pediatría “Dr. Juan Garrahan” arrojó un resultado similar: 10,6 µg/dl.
 
De acuerdo a un informe de prevención publicado en el sitio web del Ministerio de Salud, en su escala más baja de afectación (10 µg/dl) la plumbemia genera restricción del crecimiento y de la audición; retraso del coeficiente intelectual y alteración del sistema nervioso. Cuando la contaminación supera los 50 µg/dl produce anemia y por encima de los 100 µg/dl, la muerte.
 
El Ministerio de Salud también advierte que "Se observa una absorción aumentada de plomo cuando coexisten principalmente déficit de hierro y calcio en la dieta, debido a que comparte con ellos algunos de los mecanismos de absorción".
 
RECLAMO DE ASISTENCIA
 
Desde que se conoció el caso, la familia del niño está siendo asistida por la Agrupación de Frente y por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) que en los últimos días le llevó un dispenser y bidones de agua ante la presunción de que el plomo podría provenir de las napas contaminadas por los efluentes químicos de la actividad industrial.
 
Marta Ferraro, integrante de estas agrupaciones, lamentó que luego de detectar el caso, ACUMAR no tomó ninguna medida adicional, como ayudar a la familia con tratamientos médicos o materiales para construir una mejor vivienda.
 
“Hablamos con el grupo Médicos Residentes y nos explicaron que la contaminación por plomo se puede transmitir más fácilmente por tierra que por agua, por lo que vamos a colaborar con la familia para hacerles un piso de material en la casilla. También le vamos a reclamar a ACUMAR que se haga un rastrillaje profundo en el barrio, para analizar a todos los niños, porque no creemos que el de este nene sea un caso aislado” explicó Ferraro a El Ciudadano. Adelantó que la semana que viene se reunirá la Mesa local de Hábitat, donde este tema se debatirá en forma profunda.
 
Por su parte Lucia Soria, integrante de la ONG ambientalista ADEMA y una de las primeras personas que luchó para erradicar a las industrias contaminantes de la zona, dijo que ahora “estamos pagando las consecuencias” de la contaminación. 
 
“Allá por 2009, cuando se hicieron los primeros operativos de ACUMAR en Máximo Paz, se detectaron cinco casos de nenes afectados por plomo, arsénico y otro metal pesado, que no recuerdo. Desde ADEMA intentamos acceder a esos datos, pero no nos dieron información” señaló Soria. Y agregó que las sospechas, en aquella ocasión se dirigían a la antigua Química radicada en el casco urbano de Máximo Paz como responsable de los efectos nocivos sobre la salud.
 
“No nos sorprende que surjan nuevos casos. Por eso pensamos que es necesario poner en marcha cuanto antes el Hospital Regional con su laboratorio de detección y tratamiento” concluyó. 



ACUMAR evaluó a 48 niños de Máximo Paz
 
Ante la aparición de un caso de plumbemia (contaminación con plomo en sangre) en un niño de Máximo Paz, El Ciudadano realizó una consulta ante ACUMAR para conocer las acciones realizada por el organisamo en la zona.
 
La Dirección de Salud Ambiental respondió que los días 9, 13, 14 y 15 de marzo pasado se realizó un “Operativo de Evaluación Integral de Salud en Areas de Riesgo en el Barrio Máximo Paz Oeste” tomando en consideración “antecedentes de posible contaminación del sitio”.
 
El organismo detalló que se atendieron 48 pacientes a 41 de los cuales se les tomaron muestras de sangre para realizar análisis de plumbemia en el IDIP (Instituto de Investigaciones Pediátricas del Hospital de Niños de La Plata). 
 
“De estos casos analizados, un  niño resultó con plumbemia elevada al realizarse la prueba de seguimiento en el Hospital Garrahan. También se tomaron 3 muestras de orina a las cuales se les estudió cromo, benceno y tolueno; resultando no detectable ningún elemento de los estudiados” agregó el informe dirigido a El Ciudadano.
 
ACUMAR aclaró que la madre del niño, de 22 años (no embarazada al momento del análisis) tuvo resultado negativo para la detección de plomo en sangre, y no autorizó la extraccion de sangre de la hermana de 3 años.

CÓMO SIGUE 
 
Sobre la situación actual del niño de 2 años, ACUMAR informó que “El caso continúa en seguimiento bajo la estrategia de Gestión de Casos de Acumar que incluye la evaluación médica toxicológica y de laboratorio y la evaluación de los determinantes ambientales de la enfermedad conducentes a la resolución”.
 
“El niño con plumbemia elevada fue visto en dos oportunidades por una médica toxicóloga de ACUMAR  y se le dieron indicaciones higiénico-dietéticas para reducir la exposición a posibles fuentes contaminantes”. 

“El 04/07/2017 se realizó un operativo de estudio de tierra y agua, tomándose cinco muestras de agua y dos para plomo en tierra. Respecto al muestreo de agua, fue para análisis bacteriológico y fisicoquímico”.
 
“Al momento de la visita domiciliaria para la toma de muestra de agua y tierra la familia había comenzado a realizar obras de mejora sobre la vivienda por medio de implementación de materiales de construcción adecuados para el aislamiento” concluyó ACUMAR.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección