El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 20 de noviembre de 2017    N° de Edición On Line: 2376

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

El apartamiento de la responsable de Cáritas genera chispazos en la parroquia de Uribelarrea

El párroco remplazó a la persona que se ocupaba del reparto de mercadería. Ayer hubo una protesta de vecinos en la sede parroquial. El sacerdote respondió que se trató de una “restructuración”.
Padre Nicolea.

BulletPadre Nicolea.

03.07.2017, 09:52:33 | Localidades

Achicar texto Agrandar texto
En las últimas horas la tranquila comunidad de Uribelarrea se vio alterada por un conflicto suscitado en el seno de la parroquia Nuestra Señora de Luján a raíz del apartamiento de María Elsa Vargas, la mujer que desde hacía tres años organizaba el servicio de Cáritas en la zona.
 
Al anoticiarse de su desplazamiento, la mujer se dirigió al obispado de Gregorio de Laferrere, en la creencia de que la decisión había sido obra del obispo. Sin embargo, monseñor Gabriel Barba le entregó una carta firmada de su puño y letra confirmando que él no había tenido ninguna injerencia.
 
“Este señor (por el padre Ulises Nicolea) me sacó de un día para el otro porque se quiere quedar él con el control de todo. No me da ninguna explicación del por qué. Simplemente me dice que es una orden de arriba, de la Diócesis, pero eso no es cierto” dijo Vargas ante un llamado de El Ciudadano.
 
Por su parte, Nicolea explicó que decidió implementar una “reestructuración” en Cáritas y que a partir de ahora el servicio estará a cargo de Silvia Santoro.
 
“Cáritas va a funcionar los viernes de 14 a 16.30. Le dimos un nuevo lugar más cómodo e higienizado. Toda la gente que lo necesite puede acercarse, tanto en Uribe como en El Taladro”.
 
Y agregó que la “reestructuración” también implica “mejorar la comunicación” dentro del Decanato de Cáritas para “administrar mejor los recursos. Nos ha pasado que en Máximo Paz necesitaban pañales, por ejemplo, y acá había pañales y yo no lo sabía. Necesitamos una visión más orgánica del decanato y saber las necesidades de cada parroquia. La reestructuración tiene ese sentido”.
 
El desplazamiento de Vargas disparó una volanteada convocando a una “marcha” frente a la parroquia para el día de ayer, a las 16 hs. A esa hora un grupo de mujeres fue recibido por Ulises en la oficina parroquial. A grandes rasgos el párroco les explicó su idea de la reestructuración. Las damas no se quedaron conformes y algunas plantearon otros reclamos, como la prohibición del uso de la pileta, los baños y la cancha de paddle que se habrían implementado a partir de su asunción. “¿Qué hace usted con los subsidios que le manda Marisa?” fue una de las frases que se escuchó durante el encuentro.
 
Las defensoras de Vargas afirman que varias colaboradoras de la parroquia se han ido desde la llegada del nuevo cura disgustadas por el excesivo protagonismo de la madre del sacerdote en las actividades del Santuario. Del otro lado, quienes están conformes con la gestión de Nicolea, sostienen que Vargas fue separada del cargo porque “faltó mercadería”. Cuando se le pregunta si esa es la verdadera razón de los cambios, Ulises responde con cautela: “Siempre obró con libertad. Nunca se le exigió ningún control de nada”.



Nota del obispo, desligándose del conflicto.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección