El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 22 de agosto de 2017    N° de Edición On Line: 2286

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Denuncian que un merendero de Ruta 3 desvía sus donaciones hacia un trueque de Máximo Paz

De acuerdo a una denuncia que recibió este medio, ropa y calzado que estaba destinado a chicos de la ruta 3 terminó en un centro de canje de Máximo Paz. Desde el merendero Los Naranjitos desmintieron la versión.
Norma Cáceres se defendió de las acusaciones.

BulletNorma Cáceres se defendió de las acusaciones.

08.06.2017, 10:02:30 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
Durante un trueque de mercadería que una vez a la semana funciona en Máximo Paz, una habitual concurrente de ese emprendimiento asegura haber encontrado mercadería que estaba destinada al merendero “Los Naranjitos” de la ruta 3.
 
Con la condición excluyente de no manejar dinero, a un costado de la Ruta 205 y sobre la entrada a la localidad mencionada, a la sombra de los eucaliptos, se trocan diversas mercaderías, sobre todo alimentos. Centenares de personas se reúnen y se comunican a través de un grupo de Facebook. Una usuaria de esta red y participante del trueque le contó a este medio que “la hija de la mujer que maneja el merendero ubicado en Ruta 3 kilómetro 80 es la que trae mercadería al trueque. La mujer dice que tiene un merendero con 35 chicos. En realidad ella dio unas meriendas durante unas semanas pero después no funcionó más de un año y medio. Igual ella sigue diciendo que tiene el merendero y pide productos para darles a los chicos”.
 
Sin embargo la denunciante aseguró que “esta mujer se conectó al trueque de Máximo Paz y está cambiando mercadería por cosas. En el Face del trueque de Máximo Paz su hija saca fotos de las cosas y las cambia por productos. Una familia le donó 35 suéter nuevos, pero entregó sólo 3 y el resto los ofrecen al trueque. Lo mismo hizo con botas de agua, que consiguió de una empresa Aex Group, que los apadrinan. Consiguió también mercaderías, pero no las entregó a los chicos. Se los quedan ellos para cambiarla por otras cosas”.
 
Aseguró además que “estuvo pidiendo fotocopias de los documentos, no convocó a la gente, no dio nada más y entonces usa el merendero para beneficio propio”. 
 
Según la denunciante, se enteró de esta situación irregular por sus contactos en las redes sociales. “Vi las cosas que ofrece en Facebook, les pregunté a las mamás que iban al merendero y resulta que no recibieron nada. Hay familias que realmente necesitaban las botas, fueron al merendero a pedirla, les dijeron que no tenían más y resulta que las están cambiando por cosas que no son de primera necesidad y de un merendero”.
 
“Anda también organizando la rifa de un lechón para el Día del Padre, dicen que para el merendero y las cambian por máquinas de afeitar, shampoo, jabón en polvo o puré de tomate”, agregó la mujer.
“Una sola vez hizo una actividad por el Día del Niño, pero no siguieron haciendo nada. Ese día estuvo el secretario de Gobierno de la Municipalidad, se donaron los juguetes que llevó ese funcionario, pero después no repartieron más leche, ni nada”, aseguró.
 
“DEJÉ EL MERENDERO”
 
Por su parte, Norma Cáceres, responsable del cuestionado emprendimiento denominado “Los Naranjitos”, le contó a El Ciudadano que “hace cuatro meses que no tengo más el merendero. No tengo más ayuda para tenerlo y entonces lo cerré. Ahora me dedico a tejer con una máquina para mi economía familiar. Lo que digan por ahí es para hacer política”.
 
“No voy a prestarme a lo que digan ciertos sectores políticos, nunca lo hice. Pueden venir y ver lo que hago en mi casa. Desde que tuve el merendero aclaré que no era con fines políticos. Inclusive lo hice ante una pregunta de El Ciudadano cuando vinieron a conocer al merendero y a los chicos. Yo hasta donde pude ayudar, lo hice. Que me investiguen lo que quieran”.
 
Sobre la denuncia que llegó a este medio, la mujer responsable del ex merendero Los Naranjitos aseguró que “hablan al divino botón porque no me meto en lo político y estuve saliendo de testigo por un hombre de un campo, pero no me engancho y puede ser que venga por ese lado esto que andan diciendo”.
Respecto al festival del Día del Niño, aclaró que todos los elementos “salían de mi bolsillo, pero ya no puedo hacerlo más porque se puso muy mal la situación económica, además de los problemas de salud que tuve. Dejé el merendero de manera forzada”. 
 
Por otro lado afirmó que “pasaba también que cada vez organizábamos algo, los de La Chovita, una asociación civil, del kilómetro 80, se ponían a hacer otra cosa, entrábamos en un tire y afloje. Los chicos no tienen nada que ver en eso y no deben ser rehenes”.
 
Asimismo aclaró que “las botas de agua que conseguimos fueron entregadas todas. Ya no queda nada, desgraciadamente el merendero ya no está. No me ayudaba la Municipalidad ni ninguno que anda entregando leche y afilian para ir a votar en esta elecciones”. 
 
Respecto a las actividades de su hija, reconoció que participa en una red de truque. “Ella es madre soltera, es mayor de edad, viven en Máximo Paz. Es grande y ni yo ni nadie va a decirle lo que tenga que hacer”...
 
“Andan sectores políticos de la parte de Moreno, de una universidad y hasta querían que fuéramos a la Plaza de Mayo, pero yo nunca me sumé a esa actividad y menos a exponer a la gente”, remarcó 
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección