El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 27 de julio de 2017    N° de Edición On Line: 2260

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Motochorros intentaron robarle, le dieron un tiro y murió a los ocho días

Un comerciante de 43 años fue asesinado de un tiro en el tórax por dos delincuentes que lo abordaron en Pereda y la Ruta 205. Huyeron sin llevarse los 50 mil pesos que la víctima tenía en un maletín. Falleció en una clínica de Morón tras una prolongada agonía.
La estación Máximo Paz, cerca de donde ocurrió el ataque.

BulletLa estación Máximo Paz, cerca de donde ocurrió el ataque.

07.06.2017, 00:30:51 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
Un vecino de Roque Pérez que se encontraba en Máximo Paz por razones laborales fue asesinado por motochorros que intentaron robarle una valija donde tenía unos 50 mil pesos.
 
El hecho ocurrió cerca de las cinco de la tarde del  martes 16 de mayo. En esa fecha la víctima resultó herida de gravedad.  Y ocho días después falleció en un centro asistencial del gran Buenos Aires.  
El fallecido resultó ser Vicente López, de 43 años, quien había llegado a Máximo Paz a realizar una cobranza. Además, tenía previsto compartir una comida con gente conocida de la zona.
 
Según trascendió,  era proveedor de una firma dedicada al transporte de carbón a granel.  López estaba charlando en la calles,  en inmediaciones de Pereda y la Ruta 205, cuando se aproximó una moto con dos personas. Uno de los individuos le exigió  el maletín. López se habría resistido y recibió un disparo. Al ver el hombre mal herido los asaltantes decidieron escapar sin llevarse nada y con rumbo a Ezeiza por la Ruta 205.
 
A pesar del impacto López alcanzó a dejarle el maletín a su interlocutor y le pidió que lo guardara.  Finalmente falleció el día 24 en una clínica en Morón.
 
De acuerdo a un vocero del caso, López sufrió una herida en el tórax, con orificio de entrada y salida,  provocada por un proyectil de arma corta. El ataque fue cerca de la garita de colectivos del ingreso a la localidad cañuelense. La victima estuvo en ese refugio unos minutos y luego se dirigió a un comercio de artículos regionales.  No tenía en claro si su regreso a Roque Pérez iba a ser en micro o en tren.
 
Cambió unas palabras  con su interlocutor, hablaron de un chaleco  y se aparecieron los motochorros, con cascos,  en una moto de baja cilindrada. El cobrador no habría querido darles el bolso. Uno de los sujetos alentó al otro a disparar. Bajó de la moto de 110 cilindrada y gatilló una vez.
 
Había llegado a Máximo a cobrar y luego participar de una comida con la gente que le había comprado a su empresa. Luego del asado se retiró con un maletín, donde llevaba el dinero de la operación. Se dirigió a tomar un colectivo que lo trasladaría a la estación de trenes de Cañuelas y desde allí a su casa en Roque Pérez.
 
López hacia un tiempo que se manejaba de la misma manera, con plata en efectivo y sin movilidad propia. La cifra de 50 mil pesos era el dinero que reunía en cada cobranza. En Máximo Paz ya había estado en otras ocasiones.
 
Con el desenlace trágico, la UFI 1 de Cañuelas, a cargo del agente fiscal Javier Berlingieri, se encuentran analizando datos y testimonios que ayuden a la investigación.  Se esperaban los resultados de la operación de autopsia y de cámaras de seguridad en la zona.
 
López vivía en Roque Pérez desde hacía poco tiempo y había nacido en el Chaco, donde finalmente fueron llevados sus restos. Estaba casado y manejaba su propio emprendimiento dedicado a la venta de carbón.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección