El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 16 de diciembre de 2017    N° de Edición On Line: 2402

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Cuenta regresiva para Bejarano: se define si podrá volver a dar misa

Una fuente del Obispado reveló a El Ciudadano las razones por las cuales el ex párroco fue apartado de Cañuelas y suspendido de sus funciones. El enojo del obispo y un caso de sanción inédito en la Diócesis.
Bejarano y Barba: tiempo de definiciones. Archivo.

BulletBejarano y Barba: tiempo de definiciones. Archivo.

21.05.2017, 18:30:55 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
El mes que viene podría conocerse el resultado de la suspensión preventiva que pesa sobre el ex cura párroco de Cañuelas, Walter Bejarano. En noviembre de 2016, a un año de su nombramiento, fue repentinamente desplazado de Cañuelas y despojado de su licencia ministerial, por lo que desde entonces no puede dar misa. El mes que viene el obispo Gabriel Barba anunciaría si el joven sacerdote debe seguir apartado de sus funciones o no. En caso de mantener el castigo podría incluso ordenar su traslado a otra diócesis.
 
La decisión del Obispado de Laferrère se dio a conocer el año pasado mediante un decreto por el que se procedió a retirar las licencias ministeriales de Bejarano. En el documento al que tuvo acceso parcial El Ciudadano se detalla que, de acuerdo a las normas del Derecho Canónico, la decisión de retirarle las licencias ministeriales implica que el cura ‘debe abstenerse de celebrar la Santa Misa y todo otro acto eucarístico’, así como ‘predicar la Palabra de Dios y administrar sacramentos’.
 
Tampoco podrá, según el mismo documento, del que sólo trascendieron los considerandos, ‘desarrollar cualquier actividad de enseñanza’.
 
Un vocero eclesiástico explicó a El Ciudadano que “somos ordenados sacerdotes pero para ejercer el sacerdocio están las licencias ministeriales, que se van renovando periódicamente, como se renueva una licencia de conducir. El arzobispo, para renovar la licencia, evalúa un montón de cuestiones. Cuando se produce algún tipo de situación de indisciplina eclesiástica puede decidir no renovarla. Tiene toda la potestad para hacerlo cuando hay motivos fundados”.
 
También dijo que la medida fue el resultado de un “proceso” y representó “una situación molesta para el obispo”. Remarcó, asimismo, que se “tomaron estas medidas después de que el obispo confirmó, con pruebas, lo que pasaba durante su ejercicio. Ya el mes que viene se cumple medio año y es un tiempo para que el obispo se pronuncie, pero la medida de suspensión podría seguir un tiempo más”.
La fuente remarcó asimismo que “si vuelve al sacerdocio, lo debe hacer con condiciones. Podría llegar a estar en una iglesia, pero no como párroco sino como auxiliar de otro cura”.
 
LAS CAUSAS DEL CASTIGO
 
En el ámbito eclesiástico de Cañuelas nunca se entendió la causa del repentino traslado de Bejarano. Se sabe que el obispo Gabriel Barba se comunicó con él un jueves, le indicó que el sábado daría misa por última vez y que el lunes siguiente tenía que abandonar definitivamente la parroquia y dirigirse a un retiro espiritual. Si bien había fuertes quejas contra el desempeño de Bejarano, su expulsión fue una medida inusualmente rápida para una institución que no se deja llevar fácilmente por las opiniones públicas.

El vocero que accedió a hablar con El Ciudadano reveló lo que tanta intriga generó en Cañuelas: Bejarano fue expulsado porque siguió recibiendo dinero de la Municipalidad una vez que fue designado párroco, algo que el obispo le había prohibido.
 
“(Bejarano) Estaba muy enganchado con la Municipalidad. Cobraba por un cargo en Adicciones y cuando monseñor Barba le había advertido que debía cesar de cobrar porque iba a ser párroco en Cañuelas, el siguió haciéndolo. El obispo no podía creer la situación hasta que vio los recibos de sueldo”, recordó la fuente consultada.
 
Además, reconoció que pesaron mucho las quejas de los vecinos: “El padre Walter no estaba nunca en la parroquia. El obispo llegó a comprobarlo”.
 
A Bejarano también se lo descubrió manejando un auto prestado con el que incurrió en varias infracciones de tránsito en la Autopista, la mayoría por exceso de velocidad (El Ciudadano publicó el listado de abultadas multas que recibió el propietario de ese automóvil), pero específicamente, se lo acusa por los hechos antes mencionados. 

 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección