El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 30 de mayo de 2017    N° de Edición On Line: 2202

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Escuelas sin docentes, muebles ni mantenimiento

En las Escuelas 25 de Los Pozos y 6 de Máximo Paz hay cursos sin maestros a cargo, falta de mobiliario y techos que se desploman. Tras un llamado de El Ciudadano a La Plata sería designada una docente.
Un alumnos de Los Pozos en una silla sin respaldo.

BulletUn alumnos de Los Pozos en una silla sin respaldo.

01.05.2017, 22:36:55 | Localidades

Achicar texto Agrandar texto
El extenso paro que sufrieron los alumnos en las primeras semanas del inicio escolar no fue el único drama que vivieron las escuelas en la apertura del ciclo lectivo 2017. Algunos establecimientos tuvieron desdoblamientos de cursos numerosos sin que previamente se designara al docente a cargo, lo que derivó además en una falta de aulas y mobiliario.
 
Es lo que sucedió en el turno tarde de la Escuela 25 del barrio Los Pozos, donde más de 20 chicos están desde el inicio del año lectivo sin docente y sin un espacio físico propio.
 
Esta semana dos madres en representación del grupo se acercaron a la redacción de El Ciudadano para pedir ayuda, luego de golpear puertas en el Consejo Escolar y en la Jefatura de Inspección, donde no fueron escuchadas.
 
Explicaron que en el turno tarde se inscribieron 48 chicos para 1ro. B, el único primero que existía. Ante el incremento de la matrícula se decidió desdoblarlo y crear un 1ro. C que comenzó a funcionar sin docente a cargo, con la promesa de una pronta designación.
 
“Ya en noviembre del año pasado se sabía que el 1ro. B iba a ser desdoblado con 24 chicos cada uno y sin embargo no sabemos por qué no se tomaron recaudados para nombrar a la maestra a tiempo. El problema es que nuestros hijos deambulan por la escuela de un lugar a otro, no tienen un referente claro, a veces están con la vicedirectora, a veces con la docente del 1ro. B que les puede dedicar un rato…Llegan a casa con el cuaderno vacío. Están muy atrasados. Cuando uno les pregunta ¿quién fue tu maestra de hoy? no saben qué contestar”, lamentó Ana, una de las mamás, mientras que Yésica agregó: “Según el cronograma, después de las vacaciones tienen que empezar a leer, pero a este ritmo no sé si van a llegar”.
 
Ante la ausencia de la directora, Marcela Arambarri, de licencia desde hace varias semanas, las madres intentaron comunicarse con el Consejo Escolar y con la Jefatura de Inspección Distrital, donde no obtuvieron ninguna respuesta.
 
Los 24 niños de 1ro. C fueron asignados a un aula improvisada creada en un espacio que correspondía a una biblioteca. Como no había mobiliario se armó con parte de los bancos del comedor y algunas mesas y sillas en desuso, sin respaldo y con el asiento vencido. Es así que los chicos pasan su jornada incómodos, en condiciones que distan mucho de ser óptimas.
 
El miércoles a la mañana, en respuesta al reclamo de las madres, El Ciudadano se comunicó con el área de Comunicaciones de la Dirección General de Cultura y Educación. Luego de tomar nota de la situación, en las primeras horas del jueves un vocero respondió que “el problema está en vías de resolverse, el docente será designado a la brevedad”.


Un aula de primer grado en la Escuela 25,
con el mobiliario en pésimas condiciones.

 
ESCUELA 16
 
En la Escuela primaria de Santa Rosa también se conformó un curso de 1er. año numeroso, de 42 alumnos, aunque por el momento no lo han dividido.
 
“Lo están por desdoblar, pero hasta el momento están teniendo clases con la secuencia didáctica que corresponde. Si bien están amontonados, el curso puede funcionar y en algunos momentos la maestra recibe ayuda de los docentes de horas especiales” señalaron desde el establecimiento.
 
En este caso hay un salón disponible que podría ser utilizado, aunque falta mobiliario nuevo para el funcionamiento del grupo adicional.

ESCUELA 6
 
En la Escuela se dio una situación parecida a la de Los Pozos: se desdobló un primer año del turno mañana sin crear el cargo para el grupo nuevo, y por lo tanto, a lo largo de las primeras semanas los chicos fueron atendidos alternativamente por el personal de horas especiales.
 
Varios padres llevaron el reclamo a los directivos, que no tienen potestad de resolver los nombramientos. También intentaron hablar con las inspectoras, pero no fueron atendidos.
 
Recién el lunes de esta semana llegó a Máximo Paz el docente para el nuevo curso. Sin embargo, se encontró con un problema que no imaginaba: los chicos no cuentan con espacio físico propio porque el salón que estaban utilizando debió ser evacuado.
 
“El jueves o viernes de la semana pasada, cuando estaban por entrar, se cayó un pedazo del techo, un trozo de material viejo. Por suerte no golpeó a nadie. Esto fue justo cuando estaban por ingresar a clase” dijo a El Ciudadano la mamá de un alumno de primero.
 
Y agregó que “el lunes una inspectora fue a la escuela pero no dijo nada. No dio ninguna señal de cuándo van a resolver el tema del techo. Ahora están o en el comedor o en la biblioteca, porque el salón está clausurado”.
 
Además, la mamá se mostró molesta por las dificultades que tuvo para comunicarse con el área de Inspección. “Cuando llamaba me atendía una secretaria que me decía que la inspectora estaba ocupaba; que volviera a llamar en diez minutos. A los diez minutos me volvían a decir lo mismo. Y así un montón de veces. Parecía una cargada. No se dan cuenta de que somos familias humildes, que no tenemos plata para llamar desde un celular a Cañuelas. Y encima ninguna se digna a llamarnos a nosotras”.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección