El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 22 de agosto de 2017    N° de Edición On Line: 2286

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

“Después de ocho meses, me devolvieron el lote”

El Ciudadano habló con Manuel Lastra, el  propietario del terreno usurpado por la Municipalidad para la construcción de la plaza Papa Francisco. Dijo que reclamó durante largo tiempo la devolución del predio y que nunca pudo hablar con la intendente. “Era un atentado a la propiedad privada”, aseguró el jubilado.
La plaza Papa Francisco, hoy en venta por Impacto.

BulletLa plaza Papa Francisco, hoy en venta por Impacto.

10.04.2017, 10:46:38 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
“Para mí fue un asunto bastante complicado, porque no podía vender. Estuve como ocho meses haciendo reclamos en la Municipalidad hasta que por fin me liberaron el lote y le pude poner el cartel de venta” sostiene Manuel Lastra, un jubilado del Poder Judicial que en la actualidad se dedica a la cría de faisanes en una chacra de Exaltación de la Cruz. Su hijo es el propietario de London Tie, la reconocida cadena de corbaterías.
 
A mediados del año pasado, por necesidad económica, decidió poner a la venta un lote de 546 m2 ubicado en calles Urquiza y Castro del barrio Estación Levene (La Garita) que había adquirido a mediados del siglo pasado, en el loteo original realizado por el estanciero Riviere a través de la firme Vileli. Lo compró en sociedad con su hermana Blanca Inés Lastra y, salvo algunas intermitencias, siempre cumplió con el pago de las tasas municipales.
 
Cuando le transmitió a la inmobiliaria Impacto los datos catastrales y un tasador concurrió a La Garita para hacer un informe, alarmado lo llamó a Lastra para avisarle que el terreno estaba ocupado por unos juegos infantiles. Era nada más y nada menos que la Plaza Papa Francisco, inaugurada por la intendente Marisa Fassi el viernes 4 de octubre de 2013 en homenaje al sumo Pontífice. En medio de un acto con bombos y platillos, el padre Mario Slongo fue convocado para bendecir el nuevo parque acompañado por sus colegas, los sacerdotes Walter Bejarano y Alejandro Delorenzi, este último amigo personal de Bergoglio y titular de la cercana capilla Desatanudos.
 
Enterado de una fiesta a la que no había sido invitado Lastra se dirigió a la Municipalidad para exigir explicaciones. Lo recibió el abogado José Luis Perrotat. El propietario le exhibió escritura, informe de dominio, y las boletas de los impuestos pagos. El letrado municipal se quedó boquiabierto.
 
“De inmediato reconoció el error y me dijo que me iban a devolver el terreno. Aparentemente la plaza la tenían que hacer en el terreno colindante, que les correspondía por donación o algo así. No entiendo por qué también ocuparon el mío. Calculo que lo vieron desocupado y habrán dicho ´acá nunca viene nadie, probamos y nos metemos´. Pero si hubieran tomado la precaución de fijarse el pago de tasas, habrían visto que yo estaba prácticamente al día”, destacó Lastra.
 
De todas maneras la devolución no fue inmediata. “Creo que hablé con Perrotat tres o cuatro veces. Intenté hablar con la intendente y con el diputado, pero nunca pude. Me dieron un montón de vueltas, me decían que había un trámite burocrático que cumplir. En un momento me dijeron que la intendente estaba fuera del país. Después vinieron las vacaciones. Finalmente, después de ocho meses, me devolvieron el lote. Un día me llamó un señor Díaz y me dijo que habían liberado todo, que solo quedaba por retirar la base de un mástil”.
 
El llamado de Díaz llegó justo cuando Lastra comenzaba a cansarse y ya estaba pensando en tomar medidas drásticas, como llamar a los medios de comunicación para dar a conocer el abuso cometido por el municipio. 
 
“Lo que hicieron fue un atentado a la propiedad privada”, resume Lastra.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección