El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 20 de noviembre de 2017    N° de Edición On Line: 2376

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

El rechazo a la Virgen en la Iglesia malvinense

La imagen de la Virgen del Carmen, llevada por Luis Mario, disparó polémica durante la misa del domingo 12. El cura párroco inglés no quiso recibirla con la excusa de que necesitaba la autorización del Gobernador. Galería de fotos.
El padre Pepe bendijo la imagen enviada por la intendente Fassi.

BulletEl padre Pepe bendijo la imagen enviada por la intendente Fassi.

18.03.2017, 14:24:10 | Sociales

Achicar texto Agrandar texto
En la mañana del domingo el pequeño grupo de Luis Mario coincidió en participar de la misa dominical en la Iglesia Santa María (St. Mary's Church). El templo, erigido en 1899, es el único perteneciente a la Iglesia Católica en un poblado de mayoría anglicana. En ella predicó el padre salesiano Mario Luis Migone, un uruguayo que vivió más de tres décadas en las islas y que fue un público defensor de los derechos argentinos sobre las Malvinas. No es un templo muy grande, así que estaba casi repleto por gente mayor, algunas familias y un puñado de argentinos que ingresamos a la ceremonia. En ese grupo de argentinos estaba la delegación provincial por los Derechos Humanos.
 
Las sorpresas no tardaron en llegar. Cuando ingresamos al templo nos topamos con un cartel que indicaba que el sacerdote estaría de retiro espiritual, oh casualidad, del 11 al 18 de marzo, o sea los mismos días que el contingente argentino permanecería en las islas. “For Health and Safety reasons the Church will be locked except for Sunday/daily Masses Friday Stations and Saturday Confessions. The Vicar General will be on retreat during this period”.
 
Cuando culminó la ceremonia el sacerdote, que ofició el servicio de espaldas a los fieles, nos acercamos con Luis Mario y le comentamos de nuestro propósito de dejar en custodia la Virgen de Cañuelas. El diálogo también fue acompañado por el cura Pepe Di Paola, religioso argentino que viajó a las islas acompañando a la delegación de los Derechos Humanos y participó de la misa a un costado del altar. 
Fueron pocas las palabras entre los sacerdotes, pero suficientes para una polémica. El inglés argumentó que no podía recibir la imagen sin el visto bueno del Gobernador. La respuesta inmediata del sacerdote argentino, luego de hacer una simple semblanza del significado de la estatua que llevó Luis Mario bendecida desde Cañuelas, demostró un cierto maltrato hacia los argentinos, algo que sobrevuela permanentemente en las islas. “El gobernador no está mandando en esta iglesia, sino el Papa”, le lanzó Pepe, más conocido como el “cura villero”. Y fue entonces que su colega le respondió que había que “preservar las reglas”. 
 
La insólita posición del cura isleño no hizo retroceder a su par argentino. Se hizo el intento entonces de que la imagen fuera recibida en el cementerio de Darwin, donde se encuentran los soldados argentinos, pero también debía pasar por la autorización del gobierno, según el inglés. 
 
A las condiciones planteadas por el cura británico se sumaron la de una asistente que había saludado y cruzado unas palabras en castellano con la Madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas. Fueron pocas palabras pero emotivas por parte de una isleña sobre el dolor de las personas que han perdido un ser querido. Ese acercamiento fue seguido por varias cámaras de la delegación de Derechos Humanos de nuestro país. En un claro español la mujer pidió expresamente, y en presencia del párroco, que no exhibieran esas imágenes ya que podría tener algunos “inconvenientes”. 
 
Luis y la Virgen enviada por la intendente Marisa Fassi volvieron a la casa donde se hospeda el contingente de veteranos.
 
Una posibilidad, aún no definida, es que la imagen regrese a Cañuelas y se conserve en la Asociación de Veteranos como un testimonio de este viaje. La “Virgen Peregrina” que fue a Malvinas y regresó a su pueblo. 


Luis Mario y el nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.
 
Texto: Leandro Barni
Fotos: Gabriel Iturralde  

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección