El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 26 de septiembre de 2017    N° de Edición On Line: 2321

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Un hombre discutió con su mujer y se pegó un tiro en la cabeza

El hombre trabajaba con su esposa para una agencia de seguridad en su casa de Independencia al 400 de. Cañuelas. El fallecido tenía un arma no registrada. Murió en una oficina que tenían montada en los fondos de la vivienda. 
La pareja, oriunda de Tucumán.

BulletLa pareja, oriunda de Tucumán.

13.03.2017, 10:57:07 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
La pareja se encontraba en la oficina donde trabajaban monitoreando cámaras de seguridad. Hubo una discusión y el hombre terminó muerto con un tiro en la cabeza. No hubo nadie demorado y en principio se abrió un expediente por ‘Averiguación de Causales de Muerte’. 
 
Después de tomar declaraciones y de evaluar el lugar del hecho, desde la fiscalía 1 de Cañuelas barajan fuertemente que el hombre decidió acabar con su vida. Todas las circunstancias hacen suponer que el vecino mantuvo un fuerte entredicho, tomó una pistola y se mató.
 
De acuerdo a la información oficial, esta historia se desencadenó en el mediodía del sábado 25, en la calle Independencia 452, cuando Walter Mario Alberto Medina, de 31 años, oriundo de Tucumán, se encontraba en su vivienda con su mujer Débora Yanina Méndez, de 31, también de la misma provincia, con quien tenía hijos.
 
Esta historia –de ribetes todavía desconocidos– tiene un trasfondo de presuntos malos tratos. El sábado del sangriento desenlace, según los investigadores, Medina habría intentado intimar con la joven pero ésta se negó. El hombre le gritó: ‘si no sos mía, no sos de nadie’. Acto seguido tomó una pistola y se habría efectuado un tiro mortal.
 
La mujer terminó aplastada por el hombre, que cayó sobre su cuerpo. A un lado quedó tirada una pistola Mauser calibre 32.
 
Los primeros en llegar fueron los policías del Comando de Patrullas, que convocaron a una ambulancia para que los médicos certificaron lo que resultaba evidente: el hombre estaba muerto.
 
Según una fuente consultada por este medio la pareja se desempeñaba monitoreando las cámaras de seguridad de una agencia, propiedad de un militar retirado, en barrios cerrados. Tenían montada una pequeña oficina en el fondo de la vivienda, desde donde recibían las imágenes.
 
Además un transcendido indicaba que el hombre tendría antecedentes penales, aunque esto fue descartado oficialmente.
 
Se esperarán en la fiscalía a cargo de Javier Berlingieri las conclusiones de la autopsia, como el dermotest, para corroborar que Medina se mató por sus propios medios. La bala entró por la sien derecha.
El arma homicida quedó secuestrada en el marco de la causa y será sometida a peritajes. Se sabe que no estaba registrada legalmente.
 
Un fuente con acceso al caso indicó que la pareja no había denuncia previa por violencia de género que vinculara a los tucumanos.
 
La misma fuente señaló que en medio de la discusión, que se produjo en pequeña oficina, en una casa de generosas dimensiones, el hombre apuntó en la cabeza y amenazó gatillarle. Finalmente se habría matado él solo. 
 
Vecinos que se comunicaron con El Ciudadano dieron a entender que en el domicilio se realizaba alguna actividad “extraña” debido a la cantidad de vehículos (autos y motos) que paraban en el lugar a toda hora, pero desde la Fiscalía dijeron no tener información al respecto y aseguraron que en el lugar sólo funcionaba una base de monitoreo.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección