El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 20 de julio de 2017    N° de Edición On Line: 2253

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Acusan a un funcionario de Lobos de direccionar obra pública a un empresario de Cañuelas

El denunciado es el secretario de Obras Públicas, Guillermo Galazzi, también cañuelense y amigo de Miguel Yusti, que en pocos meses ganó jugosos contratos para hacer un terraplén en la laguna y pavimento en Salvador María.  El funcionario deberá comparecer ante el Concejo Deliberante. También hay dudas en cuanto a la calidad de las obras. Es la primera sospecha de corrupción que enfrenta el gobierno de Cambiemos.
Galazzi. FOTO GENTILEZA SEMANARIO LA PALABRA.

BulletGalazzi. FOTO GENTILEZA SEMANARIO LA PALABRA.

08.02.2017, 02:39:32 | Política

Achicar texto Agrandar texto
A sólo un año del cambio de gestión, el nuevo intendente de Lobos, el radical Jorge Etcheverry, enfrenta la primera denuncia por presunta corrupción y mala administración. Su secretario de Obras Públicas, el ingeniero oriundo de Cañuelas Guillermo Galazzi, deberá concurrir en los próximos días al Concejo Deliberante para dar explicaciones sobre dos contratos que su área firmó con el empresario de Cañuelas, Miguel Yusti.

Según revelaciones del semanario La Palabra, Galazzi es padrino de uno de los hijos de Yusti, cuya firma dedicada al movimiento de suelos fue creada sólo seis meses antes de ganar las licitaciones privadas, una por 930.000 pesos para construir un terraplén en la laguna de Lobos; y otra por 4 millones para hacer asfalto en Salvador María, ambas ya ejecutados y con serios cuestionamientos en cuanto a la calidad de los trabajos.
 
OBJECIONES
 
El primer contrato que el municipio le dio a Yusti por licitación privada (es decir invitación digitada) fue la construcción de un terraplén de 300 m para contener el escape de agua de la Laguna, pero el trabajo no se habría hecho de acuerdo a los lineamientos técnicos del pliego.
 
“La empresa tenía que usar 450 toneladas de piedra de primera voladura de Olavarría para proteger el terraplén y lo único que usaron fueron lajas de hormigón, que ni siquiera puso la empresa porque las dio el municipio”, le espetaron a Galazzi las entidades ribereñas durante una visita que realizó lugar, en pleno conflicto con los vecinos de la zona. En medio de las críticas Galazzi aceptó que era verdad; que se no se habían respetado las condiciones del pliego, pero afirmó que la piedra de Olavarría no resultó necesaria y que la empresa compensó la diferencia haciendo más de 100 viajes con tosca que no estaban contemplados inicialmente.
 
En declaraciones a la prensa, Pedro Fortunato, del Camping Bahía de los Lobos, añadió: “La obra tampoco está bien hecha. Se está erosionando y ya hay pequeñas filtraciones. Está durando menos de lo que pensábamos”. Asimismo, según los lugareños, “El terraplén quedó de 2 metros de ancho en la superficie, cuando el pliego marca 4; tiene de una altura de 80 cm. cuando marcaba 1.50 m. y muestra una falta de compactación y tierra con mucha materia orgánica”. Ambientalistas del vecino distrito también cuestionan a Galazzi por no haber realizado un estudio ambiental previo a la ejecución del proyecto.
La segunda obra bajo la lupa es un contrato para hacer asfalto en Salvador María. No está claro de quién es la empresa contratada, pero los concejales de la oposición creen que el dueño es Yusti.
 
“Hasta ahora Galazzi no nos ha aportado la documentación pero pensamos que el mismo empresario está detrás de las dos obras. Públicamente Galazzi ha dicho que ese asfalto iba a tener 18 cm. Lo fuimos a medir y tiene entre 14 y 15” dijo a El Ciudadano el concejal del FPV, César Martirena.
 
“Lo lamentable de todo esto es que además de encontrarnos con obras mal hechas que no han respetado los pliegos, el señor Galazzi es padrino de un hijo de Yusti. Tienen relación entre ellos. No corresponde que lo contrate” añadió Martirena.
 
Además, denunció que la empresa de movimiento de suelo con la que Yusti ganó al menos una de las licitaciones privadas se creó a mediados de 2016, cuando Galazzi ya era funcionario. “Está inscripto en la AFIP como transportista desde noviembre de 2013; y para hacer movimientos de suelo desde mayo de 2016. En sólo seis meses este muchacho se quedó con dos obras por cinco millones de pesos. Por eso nosotros decimos que para Yusti y Galazzi la tierra de oportunidades no es Cañuelas, sino Lobos”.

REUNIÓN INFORMATIVA
 
Durante una reunión informativa realizada esta semana por pedido del FpV y el Frente Renovador, Galazzi fue citado al Concejo Deliberante en día a definir (sería la semana que viene o la próxima). El bloque de Cambiemos se vio forzado a aprobar el pedido ante lo escandaloso del tema. Queda por resolver si el interrogatorio será abierto al público (como pide la oposición) o cerrado (como plantea Cambiemos).
 
Durante el debate de esta semana el concejal Del Río (Frente Renovador) leyó un artículo publicado por El Ciudadano referido a la rendición de cuentas municipales de Cañuelas del año 2014. En ese artículo el bloque FAUNEN (hoy Cambiemos) rechazó la rendición al denunciar que el intendente Gustavo Arrieta le pagado a Miguel Yusti (sólo en 2014) un total de 1,2 millones de pesos por el alquiler de una máquina oruga sin licitación, y por un monto equiparable al costo de una máquina usada.
 
“Qué raro que estando a 30 kilómetros una ciudad de otra, en Cañuelas el bloque Cambiemos objete a Yusti mientras que en Lobos no lo mide con la misma vara” ironizó Del Río.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección