El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 29 de abril de 2017    N° de Edición On Line: 2171

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Jhostin Condori padeció una “asfixia por sumersión”

Así lo indica un informe preliminar de la autopsia. El niño murió por el ingreso de agua en sus pulmones y no comida, como informó el personal de la pileta Santa Marta. La justicia investiga si hubo negligencia por parte de los docentes. La colonia retomó sus actividades con más profesores.
Jhostin Condori tenía 5 años.

BulletJhostin Condori tenía 5 años.

15.01.2017, 14:34:46 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
Jhostin Reinaldo Condori -el niño de 5 años que asistía a colonia pública de la Pileta Santa Marta- murió como consecuencia de una “asfixia mecánica por sumersión” según lo indica un informe preliminar de la autopsia, a la que tuvo acceso El Ciudadano.
 
Si bien falta realizar pericias y análisis sobre las vísceras, el informe elaborado por el cuerpo pericial de la Morgue Policial 'Roberto Ciafardo' de La Plata indica que el niño sufrió ingreso de agua en los pulmones y no comida, como informaron en primera instancia los voceros de la colonia municipal y las autoridades del Hospital Marzetti.
 
“No se ahogó por broncoaspirar alimentos sino por sumersión en el agua. Estamos en una etapa primigenia de la investigación. Falta definir si fue un accidente o si hubo una omisión por parte de los docentes que estaban al cuidado del menor” dijo a El Ciudadano una fuente con acceso al expediente.

Jhostin Condori -nacido en Oruro, Bolivia, el 4 de septiembre de 2011 y residente en Cañuelas desde hace un año y medio- concurría a la pileta Santa Marta. El 4 de enero, en el segundo día de actividad, sufrió un incidente dentro del natatorio. Un guardavidas le practicó RCP y a los pocos minutos fue trasladado al Hospital Marzetti, lugar donde sufrió un segundo paro cardíaco. Ese mismo día fue trasladado al Hospital El Cruce de Florencio Varela, donde falleció el sábado 6, en horas del mediodía.

Desde su ingreso a ese nosocomio se encontraba con muerte cerebral. Desde un primer momento los voceros de del CEF, de la Municipalidad y del Hospital Marzetti se apuraron a explicar que Jhostin había expulsado “alimento sólido” con lo que pretendían señalar que no se había sumergido en el agua.

A partir de una denuncia realizada por la coordinadora General de la pileta, Gabriela Torchia, se inició una causa por “Averiguación de Causales de Muerte” a cargo de la fiscal Norma Pippo. Se estima que la semana próxima la magistrada recibirá los detalles de la autopsia. Ese informe junto con las declaraciones del personal serán fundamentales para determinar si la muerte fue accidental o si hay elementos para pensar en un comportamiento negligente por parte de algún docente.

Por lo que se sabe hasta el momento la pileta estaba señalizada con andariveles de acuerdo a la profundidad. Una declaración testimonial de uno de los agentes de la colonia señala que un chico avisó que un nene se había pasado de andarivel y que vieron el cuerpo flotando. “Durante la medida de reanimación respiratoria salió comida, pero no se ahogó por comida; se ahogó en el agua” añadió la fuente.

Jhostin fue inhumado recién el 11 de enero debido a una demora en la entrega del cuerpo por parte del Hospital El Cruce, cuyas autoridades tampoco querían entregar la historia clínica. Fue necesario un oficio judicial por parte de la Fiscalía de Cañuelas para acelerar el proceso. Desde hace una semana El Ciudadano intenta hablar con alguna autoridad de ese centro de salud, pero tampoco hubo respuesta.

Una gran cantidad de vecinos se acercaron al velatorio realizado en Servicios Cañuelas, para acompañar a los Condori, una familia trabajadora de bolivianos que reside en Cañuelas desde hace un año y medio. También se acercaron la directora del Jardín 912 y Lorena, la docente de la sala a la que concurría Jhostin.
 
SANTA MARTA RETOMÓ LA ACTIVIDAD CON MÁS DOCENTES
 
Luego de tres días de luto por la muerte de Jhostin Condori, la Escuela de Verano que funciona en el ámbito de la Pileta Santa Marta reinició sus actividades el jueves 12.

La inspectora del área de Educación Primaria, Mónica Santillán, explicó que las actividades continúan con la misma modalidad y que sólo se modificó el número de docentes: se designaron dos cargos adicionales en el turno mañana y uno en el turno tarde, los que se sumaron a los 11 docentes y dos guardavidas que ya existían.

Cuando este medio le preguntó si dichas designaciones respondían al incidente ocurriendo con Jhostin, Santillán lo negó. “Siempre tuvimos un docente cada 39 alumnos en el predio; y un docente cada 15 alumnos en pileta. Esa proporción no se ha modificado. Siempre ha sido de esa manera”. Y a pesar de que la Municipalidad anunció el cierre de las inscripciones en diciembre, Santillán aseguró que las tres designaciones se hicieron “porque se inscribieron niños nuevos”.

Este medio también le preguntó si el personal que estaba a cargo de Jhostin era experimentado o no. “Todos los docentes de la Escuela de Verano tienen diversos grados de experiencia. Hay algunos de mucha experiencia y otros que a lo mejor se iniciaron este año”, respondió.

Por otra parte Santillán señaló que por el momento “no hay motivo para iniciar un sumario administrativo al personal de la colonia”, pero advirtió que “si surgiera alguna situación anormal en las pericias, seguramente se abrirá una investigación”.

Bajo la denominación “Escuela de Verano”, la colonia es organizada anualmente por el Centro de Educación Física Nro. 53 (institución que depende de la Dirección General de Escuelas), el Consejo Escolar y la Municipalidad. Funciona en tres sedes: el predio de la UTA, la pileta del barrio Libertad y la pileta Santa Marta. 
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección