El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 30 de mayo de 2017    N° de Edición On Line: 2202

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Alejandro Petión: los vecinos corrieron a una banda de ladrones y atraparon a uno de ellos

Cansados de los robos que se vienen sucediendo desde hace un mes, se organizaron y capturaron a un delincuente, oriundo de Ezeiza. Aseguran que Petión es “zona liberada”. Se reunirán este sábado para pedir mayor seguridad. 
Efectivos del Destacamento se llevan a Joel Soler.

BulletEfectivos del Destacamento se llevan a Joel Soler.

11.01.2017, 15:26:07 | Localidades

Achicar texto Agrandar texto
 A lo largo del último mes la localidad de Alejandro Petión se convirtió en una especie de Far West asediado por una banda de tres delincuentes que robó entre cinco y seis motos a distintos vecinos de la localidad y arrebató una cartera en la vía pública. Ante esa ola delictiva los pobladores  (especialmente varios jóvenes de entre 18 y 20 años) comenzaron a organizarse y a “parar las antenas”  ante la presencia de “caras extrañas”.

Fue así que el miércoles poco después del mediodía vieron descender del tren a tres sujetos que no eran de la zona. De inmediato comenzaron los intercambios de mensajes a través de WhatsApp y los “patrullajes” civiles por las calles del pueblo. Al rato, cuando se comprobó que habían entrado a una casa a robar, los corrieron y lograron atrapar a uno de ellos.
 
Alrededor de las 18 hs. la vecina Tamara Belén Terrón escuchó ruidos en el patio de su casa, en Estanislao del Campo Nro. 420. Al asomarse descubrió a tres desconocidos que intentaban llevarse su moto. Al verse descubiertos uno de ellos dijo que habían entrado para tomar agua, pero como la chica empezó a gritar, le apuntaron con un arma. Lejos de callarse, Tamara siguió pidiendo auxilio provocando la huida de los intrusos.
 
En cuestión de segundos la gente comenzó a correrlos. Uno de ellos fue atrapado en Estanislao del Campo esquina Calderón de la Barca, donde le propinaron algunos golpes antes de entregarlo a los efectivos de Alejandro Petión.
 
Los otros dos se dieron a la fuga hacia el denominado “Campo de Estevez” para el lado de la Autopista. En la huida se descartaron de un revólver calibre 22, que fue secuestrado por la policía. Varios pobladores hicieron un patrullaje en moto  a lo largo de la vía durante varias horas para tratar de capturarlos, pero se presume que se escondieron en los pastizales y huyeron durante la noche.
 
El único detenido fue identificado como  Joel Sebastián Soler, desocupado, de 18 años, domiciliado en calle Santa Cruz Nro. 446 del barrio La Unión, partido de Ezeiza. Llamó la atención que a pesar del intenso calor, usaba una gruesa campera. En su Facebook personal se lo ve exhibiendo armas y plantas de marihuana.
 
Se cree que la misma banda está detrás de todos los hechos cometidos desde diciembre, incluido un asalto a un bombero voluntario, que fue atacado con un cuchillo.
 
¿ZONA LIBERADA?
 
“Nos tuvimos que organizar de esta manera porque estamos cansados. Desde hace un mes vienen robando y atacando a la gente en la calle. Robaron por lo menos cinco motos grandes. Pensamos que siempre fue la misma banda. Pero como esto es un pueblo chico donde nos conocemos todos, enseguida los detectamos. Y nos tuvimos que mover nosotros porque la policía deja mucho que desear” dijo un vecino de la zona, que se ocupó de organizar un Facebook que nuclea a los petionenses.
 
El primer hecho se produjo a principios de diciembre. Desconocidos se llevaron la moto del cuartelero Javier Granato estacionada en el cuartel de bomberos ubicado frente a La Martona. Luego se robaron las motos de la comerciante Silvia Vicente y el estudiante Nicolás Tello. Y a principios de esta semana fue atacado en la calle el bombero Fernando Rosas cuando salía de la casa de su novia. Los delincuentes lo rodearon para robarle el celular y al ver que se resistía uno de ellos intentó apuñalarlo. Por fortuna logró esquivar el cuchillo y sólo sufrió un corte superficial en el abdomen. Este incidente indignó a la comunidad. “Los bomberos son todos muchachos humildes que trabajan de onda. Es increíble que hayan querido apuñalar a uno. A partir de eso decidimos movilizarnos”.
 
La sospecha que tienen muchos es que había una especie de “zona liberada”. “Nos llama la atención que muchos de los robos ocurrieron entre las 2 y las 3 de la tarde, cuando se produce el cambio de guardia en el Destacamento y el patrullero se va a Cañuelas” reveló un vocero del vecindario.
 
Otra persona consultada por este medio lamentó que la localidad esté protegida por sólo dos “Pitufos” que en lugar de recorrer, se quedan apostados en el sector comercial ubicado sobre la 205. “Dos personas no alcanzan ni siquiera para vigilar los comercios, sobre todo si están de adorno. Tanto es así que estando los Pitufos robaron en una rotisería cercana al cuartel”.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección