El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de octubre de 2017    N° de Edición On Line: 2348

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Murió Tito Garzón

 A los 78 años falleció el destacado comerciante de Cañuelas, con más de 50 años de trayectoria en su local de Av. Libertad y Belgrano.
Salvador Garzón.

BulletSalvador Garzón.

08.01.2017, 14:51:07 | Sociales

Achicar texto Agrandar texto
 El viernes 6 de enero, en horas de la madrugada, falleció Salvador “Tito” Garzón, reconocido comerciante de Cañuelas con más de 50 años de trayectoria, titular de Casa Garzón (Av. Libertad y Belgrano). Tenía 78 años.

Nacido en Cañuelas el 11 de febrero de 1938, era hijo de un matrimonio de inmigrantes marroquíes. Sus padres fundaron la tienda, ropería y mercería que en sus épocas de esplendor ocupaba casi un cuarto de manzana, con entrada principal en la actual oficina de Aymed. 
 
Salvador fue el único de los tres hermanos que decidió continuar en la actividad comercial, a la que dedicaría gran parte de su vida. Casado con Rosa Lucesoli (fundadora del Colegio IMEI), tuvo tres hijos: Marcelo, Paulina y David.
 
Fue socio fundador del Club de Leones (primera época), institución en la que participó activamente hasta su disolución, en diciembre de 2006. En 1971 fue “Consejero de la Comunidad” durante la gestión de Roberto Herrera como intendente.
 
Asimismo, integró la “Peña de los Martes” junto a  Cacho Bonavita, Oscar Herrera, Norberto Pérez Valverde, Miguel Garavaglia, Francisco Capistrano, Carlos Nesprías, Miguel Landa, Beto Mussa, Miguel Petre y Gustavo García Catenaro; y otros miembros ya fallecidos como Tony Azzola y Gorostidi. 
 
“Tito fue el principal referente comercial de Cañuelas durante más de cuarenta años. Cualquier persona que quería emprender un nuevo negocio necesariamente se contactaba con él para conocer cuáles eran las mejores zonas para cada rubro. Era como una puerta de entrada a Cañuelas” lo recordó su amigo, Oscar Herrera.
 
En la vida de Tito hay un gesto que lo pinta como persona:  Hacia 1975 debido al ensanche de la ruta 205, fue necesario demoler el edificio donde comenzó a funcionar la Escuela Santa María, lo que puso en riesgo la continuidad de 600 alumnos. En esas horas dramáticas fue fundamental la colaboración que brindaron cinco personas de Cañuelas que solicitaron créditos a su nombre para la adquisición de un nuevo inmueble: el padre Antonio Gatti, Carlos Borgogelli, Roberto Herrera Lizarralde, Salomón Odessky y Salvador Garzón. El dinero gestionado por estos benefactores más el aporte realizado por Vialidad como producto de la expropiación permitieron adquirir la “Quinta de Siri”, de casi siete hectáreas, donde el Santa María funciona actualmente. Garzón no dudó en colaborar con esa causa a pesar de que no profesaba la religión católica.
 
Hace dos décadas le detectaron una afección pulmonar que siempre estuvo contenida y bajo tratamiento médico. En diciembre pasado fue internado en el Instituto del Diagnóstico, de donde fue dado de alta en vísperas de Año Nuevo. Falleció en la tranquilidad de su hogar en la madrugada de ayer, asistido por su médico y amigo Marcelo Bernasconi.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección