El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 24 de septiembre de 2019    N° de Edición On Line: 3049

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Silvano Morettin, el creador de la Fiesta del Dulce de Leche

 Fue el impulsor de la primera fiesta realizada en 1997. Opinó que ya es tiempo de organizarla separada de la Expo Cañuelas y que se debería volver a convocar a la Cámara y a la Sociedad Rural.
Morettin (en el centro) durante la primera fiesta.

BulletMorettin (en el centro) durante la primera fiesta.

18.11.2016, 09:13:59 | Sociales

Achicar texto Agrandar texto
 Corría el año 1997. La intendencia era gobernada por el radical Héctor Rivarola y la Dirección de Producción se encontraba al frente el joven y emprendedor Silvano Morettin. Ya durante la gestión anterior de Ezequiel Rizzi había contribuido al lanzamiento de la Expo Cañuelas y dos años más tarde, aprovechando el aceitado vínculo generado con la Cámara de Comercio y la Sociedad Rural, apostó a una muestra focalizada en el dulce de leche.

Morettin, de 50 años, es ingeniero Agrónomo especializado en Desarrollo Rural. Recientemente se recibió de corredor y martillero Rural y dirige su propia empresa, Campos&Negocios.
En diálogo con El Ciudadano recordó aquel lejano origen del evento y opinó sobre los cambios que implementaría para mejorar su funcionamiento.
 
 
-Llegamos a la Fiesta número 20. ¿Imaginaste en 1997 que eso sería posible?
-Siempre pensé en proyectos que pudieran sostenerse a lo largo del tiempo, concebidos con bases sólidas y que trascendieran a las personas. Con la ExpoCañuelas, con La Fiesta del Dulce de Leche y también con la Feria Rural imaginé emprendimientos para muchos años. En aquel momento pedíamos al Ejecutivo que empezara a solicitar la declaración de interés Provincial y Nacional, ya que si esto se hacía por 10 años seguidos, según la legislación vigente automáticamente la Fiesta pasaba a ser de carácter Nacional. No sé qué dice la legislación actual, pero desde ese momento se trabajó en ese sentido.
 
-En la actualidad hay fiestas gastronómicas o culturales en la mayoría de los pueblos, pero hace 20 años no era tan común. ¿Cómo surgió la idea?
-La Sociedad Rural tenía tradición de organizar eventos de su sector pero habían dejado de hacerlo en el `93. Nosotros presentamos un Stand de Cañuelas en la Rural de Palermo al año siguiente y obtuvimos el primer premio; participaron todos los sectores productivos y comerciales de la comunidad y eso nos motivó a proponer un evento conjunto en el que estuviera involucrada toda la comunidad a través de sus instituciones y así surgió la ExpoCañuelas en el año 1995. Luego de dos años de consolidación de la Expo, y de un importante trabajo conjunto entre la Municipalidad y las instituciones, propusimos iniciar un camino más específico que permitiera continuar con la muestra general pero generando paralelamente un espacio original que con el tiempo adquiriera carácter nacional, relacionado con el patrimonio cultural y productivo de Cañuelas, pero con un fuerte sesgo en lo turístico. La idea era que con el tiempo estos eventos se desarrollaran por separado para darle a cada uno el contexto necesario para que crecieran en forma independiente.
 
-En aquellos años la organización era compartida entre la Municipalidad, la Sociedad Rural y la Cámara. ¿Hubo una buena receptividad de estas instituciones o había resistencias?
-Cuando se lo propusimos a ambas instituciones, con las que ya trabajábamos por la ExpoCañuelas, la idea fue muy bien recibida y se dio el visto bueno para probarlo por un año, pero debíamos garantizar que la realización no significara gastos que no se pudieran afrontar. 
De alguna manera esta nueva propuesta permitió sumar más miembros de la comunidad y también empresarios de otras zonas, y generó el respaldo para avanzar los próximos años en la  repetición del evento, despejando dudas sobre su continuidad, aunque costo mucho el autofinanciamiento porque los últimos años de la década del ´90 fueron difíciles para el sector. 
 
-¿Considerás que fue un error del municipio haberse separado de las instituciones con las que estaba asociada en estos eventos?
-Cuando presentamos el proyecto de la ExpoCañuelas, continuado luego por el de la Fiesta del Dulce de Leche, uno de los objetivos principales era la consolidación de las instituciones locales. El Municipio debía ser solo un medio para facilitar que los productores primarios, los comerciantes, los industriales y el resto de los actores de la comunidad tuvieran un espacio que sintieran como propio. Sería interesante imaginar que eso algún día pueda volver a pasar. Hoy lo podemos observar en Feria Rural y sabemos que es un emprendimiento que entre muchas virtudes, también se posiciona porque en su esencia funciona de esa manera.  
 
-La fiesta ha crecido en número de pymes que participan en el pabellón de dulce de leche, pero en paralelo no se ha visto un desarrollo importante de pymes a nivel local que fabriquen el producto. Cañuelas es la cuna de la industria lechera, se la considera la cuna del dulce de leche pero más allá de Mayol, Don Bosco y alguna experiencia aislada no han surgido fabricantes. ¿No es una paradoja? 
-Es una pregunta con una respuesta compleja, porque también habría que evaluar qué pasó con las pymes de otros distritos, y analizar el devenir del sector lácteo, cuestión que tiene matices vinculados con la macroeconomía. De todas formas siempre son útiles las acciones de promoción y siempre es posible generar cambios. No puedo opinar mucho sobre la actualidad de estas pymes en el distrito porque no tengo información suficiente para hacerlo, pero sé que en materia de sectores industriales Cañuelas ha crecido y quizás desde allí se puedan generar acciones en este sentido. 
 
-¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de la Fiesta?
-Creo que habría que hacer el intento de organizarla en forma independiente de la ExpoCañuelas. Su mayor fortaleza es que ha logrado tener un nombre propio, y darle un marco individual va a permitir resolver algunas debilidades como lo es, por ejemplo, la época del año en la que se hace: el dulce de leche se consume más en invierno y para los expositores esta época del año es complicada. 
En relación a lo comentado más arriba, sería un desafío interesante promover la constitución de un ente organizador en el que puedan participar activa y protagónicamente las entidades de la comunidad.
 
-¿Considerás que el tema del dulce de leche y su mítico origen cañuelense se explota turísticamente de manera adecuada o habría que afinar estrategias?
-Una de las ideas que propusimos junto con la Fiesta del Dulce de Leche en aquellos años era la consolidación turística de la Ruta del Dulce de Leche, o la de la Industria Láctea: hay sobradas locaciones y riqueza cultural para generar de esto una actividad turística como la tienen otras zonas y regiones con sus productos típicos. Creo que es un tema pendiente.
 
- Recientemente apareció un libro sobre gastronomía, la Comida en la Historia Argentina, de Daniel Balmaceda, en el que pone en duda el origen argentino del dulce de leche. Lo sitúa como un producto mucho más ancestral y universal. ¿Cuál es tu posición al respecto?
- Hay muchas versiones a favor y en contra, y prefiero ese punto dejarlo en manos de los historiadores. Para mí lo más importante es que no hay dudas sobre el vínculo de Cañuelas con este producto y con toda la Industria Láctea, por historia y por actualidad.  Tener una Fiesta específica hace 20 años ya es motivo suficiente para pensar en el Dulce de Leche y vincularlo con Cañuelas.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección