El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 25 de septiembre de 2017    N° de Edición On Line: 2320

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Don Bosco: Denuncian anomalías en el funcionamiento de la cocina

Padres se quejan de la suciedad y la mala calidad de los alimentos que comercializa el buffet. Afirman que hubo intoxicados. Autoridades del establecimiento intimaron al concesionario.
Estado de uno de los tres microondas que el colegio provee para casi 400 alumnos.

BulletEstado de uno de los tres microondas que el colegio provee para casi 400 alumnos.

14.11.2016, 10:10:13 | Localidades

Achicar texto Agrandar texto
 Desde hace varias semanas circulan por WhatsApp fotos de microondas sucios junto con denuncias sobre alimentos en mal estado y presencia de insectos en la cocina de la Escuela Salesiana Don Bosco de Uribelarrea.

Estas versiones fueron corroboradas por dos padres que decidieron hablar con El Ciudadano ante lo que definieron como “inacción” de las autoridades frente a un problema del que todos hablan pero que nadie termina de resolver.
 
“Estamos juntando firmas con un pedido que le va a llegar a los directivos. Queremos que controlen qué es lo que comen nuestros hijos porque ellos son responsables de lo que sucede en las horas escolares. En la guardia del último verano hubo chicos intoxicados. Le echaron la culpa al agua, pero en realidad pensamos que estas intoxicaciones fueron provocadas por consumir ricota en mal estado” dijo una mamá en diálogo con este diario.
 
Por lo bajo algunos padres afirman que los controles se “relajaron” desde que los religiosos salesianos dejaron el establecimiento en manos de laicos, hace poco más de un lustro. En la actualidad Julio Negro es el director de la obra, en tanto que Marcela Almeida es la directora pedagógica.
 
Hace casi dos años el buffet fue concesionado a un ex alumno oriundo de Banfield, quien provee los almuerzos, pero no todos pagan los 60 pesos que cuesta el menú diario. Muchos estudiantes optan por llevar una vianda desde sus casas, algo que se ha acentuado desde que corrieron rumores sobre la presencia de cucarachas en la cocina.
 
“No hay higiene ni cuidados en la elaboración de la comida. La calidad bajó mucho. Por eso es que muchos chicos ya no compran más en el colegio. Hace unos años más de la mitad de los alumnos lo hacía, pero ahora deben ser entre 60 y 100”, añadió otra fuente. 
 
Y agregó que el mayor riesgo ocurre los fines de semana, con los estudiantes que permanecen de guardia. “Ellos no tienen más remedio que consumir la comida que les provee el colegio, elaborada ahí. El verano pasado algunos terminaron intoxicados”.
 
Los padres también se quejan porque el colegio provee sólo tres microondas para calentar los alimentos de aquellos chicos que llevan su almuerzo desde el hogar. De los tres aparatos sólo funcionan dos, que muchas veces suelen estar sucios por falta de atención. “Ponen solo tres microondas para casi 400 alumnos. Se les va el recreo sin poder calentar la comida. Es totalmente inhumano”.
 
En medio de todos estos reproches surgió el nombre de Eduardo Labari, el preceptor fallecido en agosto de 2015. “Eduardo se hacía mucha mala sangre por todo lo que estaba sucediendo. El viernes cuando se fue a su casa dijo que el martes quería hablar seriamente con las autoridades sobre un tema que le preocupaba. Nunca se supo cuál era el tema, pero seguramente era una sumatoria de cosas que veía y que quería solucionar, porque amaba al colegio”.
 
LA RESPUESTA DE DIRECCIÓN
 
Al cierre de esta edición El Ciudadano se comunicó con Julio Negro, director de la obra y máxima autoridad del establecimiento. El directivo reconoció que existen irregularidades y que son ciertas las quejas que se están escuchando aunque destacó que hasta el momento “nadie presentó una queja o denuncia formal ante nosotros”.
 
También reconoció que hace unos días notificaron al concesionario y que en el día de ayer estaba previsto enviarle una carta documento.
 
“Tenemos un contrato de concesión cediéndole los derechos por dos años. Lo estamos siguiendo. El viernes pasado lo intimamos por escrito con una serie de cosas para cumplir. Para pasado mañana tenemos prevista una carta documento para que corrija la situación. Si no puede garantizar la calidad del servicio, sea por higiene o por otros motivos, vamos a dar de baja del contrato. O corrige lo que le pedimos o el contrato quedará sin efecto” dijo Negro a El Ciudadano.
 
El director de la obra precisó que el actual concesionario se encuentra trabajando desde hace un año y siete meses. “Tomó la cocina en un momento en que no estaba bien y fue mejorando el servicio. Puso azulejos que faltaban para evitar que aniden insectos y mejoró muchas cosas, pero desde hace unos meses ya no siguió en esa línea. Notamos que está yendo para atrás”.
 
Respecto a la escasez de microondas, destacó que no es una situación atribuible al privado, sino que es responsabilidad del colegio, aunque advirtió que la instalación eléctrica impide encender más de tres aparatos en simultáneo.
 
“Hemos comprado más microondas, tenemos siete en total, pero los tuvimos que retirar porque la instalación eléctrica se recalienta y no resiste cuando funcionan todos. Es un tema nuestro que estamos viendo cómo resolver”.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección