El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 16 de diciembre de 2017    N° de Edición On Line: 2402

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Denuncian la muerte de un hombre por negligencia de un servicio médico

Sufrió un infarto en el centro de Cañuelas. Grave acusación de sus familiares contra una médica que confundió un problema cardíaco con una gastritis.
Cristian Santamarina.

BulletCristian Santamarina.

02.09.2016, 01:12:15 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
Cristian Jorge Santamarina tenía 45 años y era empleado en una empresa de correo en Avellaneda. Vivía en Máximo Paz, en la calle San Martín. Su familia denuncia que el hombre murió por no haber recibido una oportuna atención médica, tras un fuerte dolor que sintió en el pecho.

Su hermana María aseguró en nuestra redacción que murió como consecuencia de un error cometido por el personal del servicio de emergencias que lo asistió. “El martes 16 no tenía respiración y le dolía el pecho. Estaba en su casa de Máximo Paz. Por la obra social tenía la cobertura de una empresa de emergencias de Cañuelas. Lo revisaron y le hicieron cinco electrocardiogramas, de los cuales cuatro salieron mal. Decían que era porque no tenían baterías, cuando mi madre vio que el aparato fue enchufado y salían mal. Lo dejaron en la casa. Le indicaron que era gastritis”.

María agregó que “Al día siguiente se acercó la empresa de emergencias de Cañuelas para tener un certificado médico y le pusieron ‘gastritis’, como le dijo en la casa una doctora. Cuando cruzó la calle Libertad, al llegar a una zapatillería de Acuña se desvaneció en los brazos de mi madre. Un empleado de un negocio salió a buscar una ambulancia y de esa empresa, que había ido a su domicilio, nunca salió ninguna. Estaba estacionada en el frente de la empresa”.

Además contó que a los minutos llamaron al hospital Marzetti. “Cuando se lo llevaron estaba casi muerto. Le hicieron una reanimación pero ya no se podía hacer nada. Y en el bolsillo tenía el electro de la noche anterior donde figuraba el infarto. Cuando hice el relamo en la empresa de emergencias me dijeron que estaba bien hecha la interpretación de la médica y además que no sabían quién había requerido una ambulancia para salir a la calle. La negligencia estaba, no se dieron cuenta y pasó como si nada”.

“Si hubieran sido médicos idóneos –opinó María– lo tendrían que haber internado y así darle una chance de vida. Se había descompuesto a la noche, llamaron a la emergencia a las 22 y a las 10.55 del día se descompuso y se murió. En ese lapso podría haber sobrevivido si recibía la atención adecuada. Dejaron a dos mellizos de cinco años sin padre y una esposa desamparada”.

La familia ya se encuentra en contacto con abogados para iniciar la correspondiente demanda contra la empresa.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección