El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 24 de septiembre de 2019    N° de Edición On Line: 3049

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

En Uribelarrea y Telén recordaron a Eduardo Labari

El 17 de agosto se cumplió el primer aniversario de la muerte del preceptor del Don Bosco e historiador amateur de su pago, Uribelarrea.  En una localidad de La Pampa se impondrá su nombre a una plaza y en el Colegio salesiano será recordado en el mástil.
En Uribelarrea y Telén recordaron a Eduardo Labari

24.08.2016, 10:29:23 | Sociales

Achicar texto Agrandar texto
Uribelarrea se asomó de nuevo a la obra de uno de sus hijos más queridos, Eduardo Labari, al cumplirse el 17 de agosto el primer aniversario de su fallecimiento. Fue preceptor del Colegio Don Bosco, historiador y activo participante en las instituciones del pueblo que lo vio nacer el 7 de febrero de 1963.

El jueves de esta semana se realizó una misa en su memoria en el patio del colegio Salesiano.  Se plantó un rosal que quedará junto al mástil y en los próximos días los chicos de séptimo colocarán una placa con su nombre en ese lugar donde Eduardo solía permanecer de pie, observando el desarrollo de los recreos.

El otro tributo se dará en Telén, una localidad pampeana que durante dos décadas recibió a Labari y su grupo de misioneros del Oratorio uribeño.

Precisamente entre un hospital y el internado, las autoridades municipales de Telén decidieron armar un ecoparque y llamarlo ‘Eduardo Labari’. Se trata de un espacio que sirvió para los fogones que se realizaban durante todos los veranos. Varias generaciones de telenenses todavía recuerdan a quien llamaban “Tío Eduardo”, ese hombre alto y serio que los acercó a Dios y que alegraba sus vacaciones con juegos y canciones.

En Uribelarrea Labari se caracterizó como difusor cultural y amigo de todos. Su personalidad afable y su don de gente hicieron que su partida provocara una profunda tristeza en toda la comunidad.  Sentía verdadera pasión por su pueblo y su pasado. Dedicó varios años a reunir fotografías e historias de los orígenes, muchas de las cuales fueron publicadas en El Ciudadano.

Fue además un activo difusor del turismo, por lo que se convirtió en el locutor oficial de los desfiles en la fiesta anual de la Picada y la Cerveza, junto a Florencia Ibáñez.

No en vano la comunidad de Cañuelas también lo homenajeó imponiendo su nombre a un  tramo de una calle de Uribelarrea durante el último aniversario del poblado.

Falleció a los 52 años, víctima de un paro cardíaco. Cumplió su proyecto familiar con Claudia Scrochi, con quien tuvo dos hijos, Octavio y Alma.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección