El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 16 de noviembre de 2019    N° de Edición On Line: 3102

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Una nueva escribana en Cañuelas con un dulce pasado en Uribelarrea

La notaria Analía Orbe es la nieta de Rufino Meana, el creador de los caramelos Media Hora que durante un tiempo fueron fabricados en un galpón de Uribe.
Analía Orbe al momento de recibir su título.

BulletAnalía Orbe al momento de recibir su título.

15.05.2016, 10:23:56 | Sociales

Achicar texto Agrandar texto
La escribana Analía Clara Orbe de Capacete escucha a Yamila Cafrune. Le gusta el folklore aunque todavía no pudo prestar oídos a alguna canción en vivo en nuestra ciudad. Sabe tocar el bombo y además visita con frecuencia el pueblo de Uribelarrea, donde guarda recuerdos de su familia que tuvo allí una fábrica de lácteos y caramelos.

Acompañada por un hijo abogado, se vino a vivir a Cañuelas luego del llamado que hizo el Colegio bonaerense para designar nuevos escribanos en nuestro partido.

“Uribelarrea es parte de mi historia personal y fue por eso que decidí dar el examen. Vengo de Hurlingham, donde trabajaba con mi marido, también escribano. Una vez que falleció y salió el concurso para Cañuelas me dije que si lo ganaba, me venía a vivir acá”, dijo la escribana Orbe, quien se terminó por instalar con su oficina en calle Sarmiento 581.

Desde el verano la profesional ya vive en la ciudad luego de ser designada en junio del año pasado.
“Por el año 1949 mis abuelos compraron el campo y se instalaron con una fábrica en Uribelarrea. Elaboraban leche en polvo y leche condensada. Fue una de las primeras fábricas que hizo exportación en Sudamérica. Mi papá murió muy joven siendo encargado de esa producción. Luego allí se pasó a elaborar galletitas, caramelos, entre ellos los Media Hora, al mismo tiempo que la fábrica central continuaba en el barrio de Chacarita. Durante mi infancia pasé muchos veranos en Uribelarrea”, recordó la escribana Orbe.

Tras confesar que los afamados caramelos ½ Hora no le gustan, reconoce que “adora Uribe” y que cuando pasea por la localidad observa parte de la estructura levantada por su abuelo Rufino Meana.
Este inmigrante asturiano fundó su fábrica de caramelos en la esquina de calles Concepción Arenal al 3800 casi esquina Guevara del barrio de Chacarita. Hacia 1950 compró la estancia de María Arín en la localidad de Uribelarrea, donde amplió y diversificó su producción.

Respecto a su situación laboral en Cañuelas, relató que “El Registro Notarial se abre de acuerdo al número de habitantes y el movimiento inmobiliario, ocurrida estas condiciones se llama a profesionales para los distritos. En Cañuelas se necesitaban más escribanos y hacía muchos años que no se abría el Registro”, explicó, destacando que “en mi caso decidí concursar por una elección de vida. Yo ya soy una mujer grande, tengo mi casa de Bella Vista, vengo de allá y surgió esta oportunidad para venir a un lugar tranquilo. Tengo además hijas en Luján y es una cuestión personal trabajar unos años más y vivir en Cañuelas”. 

“Los fines de semana me voy a Hurlingham, hasta que conozca algún lugar para quedarme a escuchar folklore. Me gusta la música, bailo el folklore y además toco el bombo”, reveló.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección