El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 30 de mayo de 2017    N° de Edición On Line: 2202

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Alarmante situación salarial de los “pitufos”

Los efectivos de la Policía Local tienen un sueldo básico de sólo $ 1.282. Sufren importantes descuentos de mutuales y cooperativas cuyos servicios no solicitaron.
En Cañuelas hay más de 160 efectivos desde 2015.

BulletEn Cañuelas hay más de 160 efectivos desde 2015.

18.04.2016, 10:21:52 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
A casi un año de la implementación de la Policía Local, los 165 efectivos de Cañuelas –conocidos como “Pitufos” - atraviesan una delicada situación salarial. En su mayoría cobran un sueldo de bolsillo de 8.600 pesos, pero varios de ellos sufren descuentos de cooperativas que reducen sus haberes a un importe de entre 6 y 7 mil pesos.

En una entrevista que concedió a El Ciudadano en enero pasado el titular del cuerpo, Claudio Filito, afirmó que los efectivos percibían una remuneración de 12 mil pesos. No aclaró si eran los haberes netos.

Esta semana El Ciudadano accedió a un recibo de sueldo correspondiente a enero de 2016 en el que aparece un sueldo básico de sólo 1.282 pesos y una serie de bonificaciones (riesgo profesional, incentivo, etc.) que elevan el total de haberes a $ 15.112. A eso se suma un pago extra de $ 1.130 (suma fija para compensación de gastos, por ejemplo para indumentaria, establecido por el decreto 713/14).
Como contrapartida los uniformados tienen descuentos por un total de 6.511 pesos destinados, en gran parte, a la Caja de Retiros, Jubilaciones y Pensiones de la Policía de la Provincia. Dicha caja opera mediante tres códigos de descuento denominados CRJYP (976 pesos); fondo de ayuda financiera (138 pesos) y Artículo 18 de Ley 13.236 (2.495 pesos).

Asimismo hay descuentos por Seguro por Fallecimiento (142 pesos), IOMA (665 pesos); Coseguro de Servicios Sociales (207); Seguro por Accidente (30), Seguro de Amparo Familiar (25) y Seguro de Vida Colectivo (294).

Si bien todos estas retenciones son de carácter obligatorio, hay otros que no entrarían en esa categoría, como ocurre con el aporte a la mutual AMUPEPO con sede en el distrito de San Nicolás (233 pesos) y los descuentos que realiza la cooperativa COPOBA, que en algunos casos superan los 2 mil pesos.

Un contador de Cañuelas especializado en liquidaciones señaló que es necesario establecer si la bonificación de 10.669 abonada en forma diferenciada al básico es un derecho adquirido o si puede modificarse o desaparecer a instancia del Gobierno Provincial. En este último caso, dijo, la futura jubilación de los “pitufos” estaría gravemente comprometida ya que sólo se computaría como ingreso el sueldo básico de $ 1.282.

Cabe destacar que los “pitufos” cumplen 8 horas diarias con un solo franco semanal rotativo. La obligatoriedad de concurrir a las academias eleva la carga horaria. Y a diferencia de los efectivos de la Policía Comunal, no pueden realizar horas cores (extras) para mejorar su salario ni solicitar el traslado a otras localidades. Y como los turnos son rotativos, tampoco pueden solicitar permisos especiales para estudiar.

ETRAÑAS RETENCIONES DE COPOBA


La Cooperativa de Consumo, Vivienda y Crédito (COPOBA) es una entidad con sede en La Plata. De acuerdo a lo que detalla en su sitio web copoba.com.ar, ofrece  servicios tales como turismo, créditos, telefonía celular, indumentaria, armamento y asesoramiento judicial.  Está conformada en su mayoría por comisarios y subcomisarios retirados. En su reseña histórica afirma haber sido creada en 1950, pero de acuerdo al Boletín Oficial fue inscripta oficialmente ante el Gobierno Provincial en enero de 2007.

Efectivos de la policía local entregaron a El Ciudadano una serie de extractos bancarios  en los que les figuran descuentos de COPOBA por importes que van de los 1.000 a los 3.100 pesos mensuales, entre enero y febrero de este año.

Los efectivos aseguraron que estos montos no tienen una contraprestación clara y que nunca firmaron ninguna solicitud vinculada a ese organismo. Sólo una de las fuentes reconoció haber adquirido una camisa y un pantalón de fajina por el que le efectuaron dos descuentos de 860 pesos. Hasta en un un shopping de primera línea se consiguen prendas por menos.

Si tenemos en cuenta que el número de “pitufos” en Cañuelas asciende a 165, el monto anual girado a COPOBA sería millonario.

Un vocero del Ministerio de Seguridad consultado por El Ciudadano admitió que en algunos distritos hay quejas por la aparición de servicios que los efectivos no solicitan. “Funcionan de manera engañosa porque el interesado tiene que decir explícitamente que no lo quiere; de lo contrario queda adherido. Lo que hay que hacer es darse de baja mediante una comunicación con la mutual o cooperativa de que se trate”.

El mismo vocero agregó: “Llama la atención que las autoridades de Cañuelas no les informen estas cosas al personal. No sólo deberían solicitar la baja de estas adhesiones sino que les devuelvan el dinero por servicios no prestados ni solicitados”.

Efectivamente, los pitufos entrevistados por El Ciudadano aseguraron que no existe ninguna información de los superiores y que la mayoría no tiene manera de averiguar el origen de los descuentos. “En las reuniones de academia firmamos nuestra concurrencia pero no nos dicen nada. A veces ni siquiera dan las charlas. Sería un buen ámbito para que nos expliquen estas cosas”.

FALTA DE HERRAMIENTAS, CREDENCIAL Y PORTACIÓN DE ARMA

En la más estricta reserva, por temor a represalias, efectivos de la Policía Local relataron a El Ciudadano una serie de situaciones que les toca vivir en la actividad diaria.

Por un lado no cuentan con handies para comunicarse con la base, y debido a la condena social por el uso de celulares en la fuerza (“se la pasan mandando mensajitos” es un típico comentario de la calle) tampoco pueden utilizar sus móviles personales. Por lo tanto, ante una situación delictiva en proceso, no tienen cómo reportarla.

Algunos, los que tienen licencia profesional de conducir, son afectados a la conducción de móviles, pero sus acompañantes carecen de ese documento. En caso de algún accidente o descompensación de quien va al volante, ¿quién conduciría la unidad? ¿El compañero que no tiene licencia?

Otra anomalía insólita –y de fácil resolución- es que no tienen credencial que acredite su condición de agentes policiales. Por lo tanto, cuando se encuentran de civil, no tienen manera de justificar la portación del arma. Algunos han hecho plastificar el ticket del extracto bancario en el que figura cuál es su trabajo.
“Los chalecos antibala son todo un tema. Sólo hay ocho talles y se asignan por afinidad. El personal que ingresa recibe el chaleco del que finaliza el turno porque no hay cantidad suficiente para todos. Esta situación hace que los relevos a veces se demoren cuarenta minutos. Y casi todos están manchados o con los abrojos que no prenden”, revelaron .

Al concluir la capacitación de seis meses recibieron en custodia una pistola  Bersa Thunder  Pro 9 mm con dos cargadores y 50 cartuchos, luego de un escaso entrenamiento en el polígono de tiro. “Muchos compañeros tienen miedo de usar el arma, por eso la llevan sin bala en la recámara para evitar algún tiro accidental”, comentaron a este medio.

Otro dato significativo es que no cuentan con certificado de portación de arma, aunque en el Ministerio de Seguridad explicaron a El Ciudadano que la sola pertenencia a la fuerza policial reviste la portación; y que el Estado Provincial figura como usuario colectivo ante el RENAR. La misma fuente aclaró que el municipio sí debería entregarles una credencial; y que en caso de no obtenerla deberían requerirla ante la cartera provincial.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección