El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 26 de abril de 2017    N° de Edición On Line: 2168

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Cumple 90 años el Hospital Marzetti

Nacido como Hospital de Caridad General Mitre, surgió gracias al esfuerzo de un grupo de damas de la sociedad cañuelense nucleadas gracias al impulso del intendente Felipe Basavilbaso.
Desfile inaugural, el 18 de octubre de 1925. Archivo El Ciudadano.

BulletDesfile inaugural, el 18 de octubre de 1925. Archivo El Ciudadano.

19.10.2015, 11:58:48 | Sociales

Achicar texto Agrandar texto
Este domingo 18 de octubre el Hospital Angel Marzetti celebra 90 años. Fue inaugurado en esa fecha de 1925 bajo el nombre “Hospital de Caridad General Mitre”.

Los archivos del semanario El Ciudadano permiten reconstruir algunos datos de esta obra promovida gracias al compromiso social de un grupo de mujeres de la alta sociedad local nucleadas bajo la denominación de “Damas de Beneficencia”. Su primera presidenta fue María S. de Michellón.

En la fiesta inaugural ocuparon un lugar de honor padrinos del nosocomio: el gobernador de la Provincia, José Luis Cantilo; la señora Hersilia Lynch de Casares; el Dr. Alejandro Miñones y su esposa, Juana Robertson Lavalle; el Sr. Tomás E. de Estrada y su esposa Silvina Lynch; Don Alberto B. Brown y su esposa Sarah Wilson; el Dr. Ezequiel de Olaso y la señora Nicolasa I. de Torraca.

Antes de su apertura, los enfermos y desvalidos eran atendidos en forma individual por los vecinos, por la Iglesia o por la Municipalidad, que reservaba una partida anual de 300 pesos denominada “beneficencia para botica y socorro a pobres” (1891). Hacia 1868, en plena epidemia de cólera, el pueblo contaba con los servicios de un solo médico, el Dr. Manuel Acuña. Dos años más tarde la Municipalidad designó al primer galeno municipal, el Dr. Joaquín Robles y Gomes.

El intendente Felipe Basavilbaso, electo por segundo mandato el 13 de diciembre de 1890, fue el primer alcalde que se propuso fundar una institución de socorro al desvalido. Durante su gestión se constituyó una “comisión iniciadora” de la que se conocen sólo dos nombres: el Dr. Manuel Quevedo Hijosa y el  Sr. José Galizia. El 31 de julio de 1892 se celebró una reunión extraordinaria, presidida por Micaela E. de Olaso. En esa jornada se constituyó una sociedad de beneficencia dedicada, como primer objetivo, a la caridad, visitas domiciliarias a enfermos y ancianos, educación y amparo de niños huérfanos. Como último punto se propuso crear y sostener un hospital o asilo cuando el capital de la institución lo permitiera.

Aquella comisión fundacional se conformó con María Semundegui (vicepresidenta), Manuela A. de García (vicepresidenta 2da.), Angela C. de Ogando (tesorera), Laurentina de Argüelles (secretaria), María Villalba (prosecretaria), Isabel N. de Quevedo, Eufemia A. de Zamorano, Nicolasa I. de Torraca, Fermina G. de Iglesias, Josefa M. de Galizia, Dominga G. de Soliman, María Luisa Machicote, Mercedes Cano, María Elizalde, Eufemia Goñi, Paulina Elorga y Angela Patruchi.

A lo largo de dos décadas estas damas, junto a varias colaboradoras, salían en carros y sulkys por los caminos de la región. Visitaban estancias solicitando colaboraciones que en general eran corderos, lechones, gallinas, pollos y hasta huevos. Con esas donaciones se hacían rifas en las romerías de la época, y de ese modo se fue reuniendo el dinero para la edificación del hospital.

Hacia 1930, en su primer lustro de funcionamiento, el centro de salud atendía entre 150 y 200 enfermos al mes.  En 1937 el plantel profesional se reducía a cuatro personas: el director, Dr. Norberto Pereira; el “médico interno” Dr. Antonio B. D´Atri; la dentista Dra. Beatriz B. de Valdez; y la partera doña Elvira C. de Falvo.

En la década del ´90, por impulso del entonces  presidente de la Asociación Cooperadora Hugo Perfumo, el histórico Hospital Mitre fue denominado “Angel Marzetti” en homenaje al ex intendente de Cañuelas y eminente  médico argentino especializado en el tratamiento de la lepra.

En momentos en que todas las expectativas están puestas en la apertura del Hospital Regional Néstor Kirchner, relegando al Marzetti a un incierto futuro, merece recordarse la labor comprometida de esas mujeres que se propusieron y lograron el objetivo de asistir a los más desvalidos.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección