El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 20 de julio de 2017    N° de Edición On Line: 2253

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Cartas

Fiesta de disfraces en la política.

Ya no se sabe quién es quién.
Los que eran de un partido ahora están en otro.
Y los de ese otro están en aquel.

Antes se pedía que los senadores de la Nación tuvieran buenos ingresos propios, para que sus ideas políticas no fueran influenciadas por la necesidad de sobrevivir.

Ahora es al revés: es posible cambiarse de camiseta tantas veces como sea necesario con tal de obtener un cargo.

No sirve si las ideas del candidato se inclinan hacia lo social, lo empresario, lo anárquico o la estatización de la economía.

Ahora están las alianzas políticas: "yo pongo mi gente pero quiero ser primer candidato a concejal" y así siguen las discusiones de tipos que se creen importantes porque pretenden poder manejar la voluntad de la gente "que lo sigue".

Todos los sondeos indican lo mismo: la gente cada vez vota menos, porque cada vez cree menos que el sistema democrático con estos manejos en las sombras pueda representar la voluntad del pueblo.

El ahogo de los partidos políticos es tan grande que ya hace muchos años no surgen a la vida pública personas intachables.

Dónde están, en estos tiempos , las personas que podrían emular a Ramón Carrillo, Arturo Jauretche, Alfredo Palacios y tantos otros que defendían sus ideas -acertadas o no- con una vehemencia tan grande porque clamaban
por los derechos y el bienestar de la gente, y no de "su gente " como sucede en la actualidad.

Pero, ¿ ya se terminaron los que defienden una idea y se mantienen en esa aunque pierdan un cargo?

Nos queda entonces observar bien y descartar los disfraces de ocasión, votando y eligiendo a conciencia lo mejor.

Los políticos se disfrazan, pero los que tenemos que adivinar quién es quién somos nosotros.

Y eso ya es muy difícil
De Jorge Aguilera

Caso Ospital

Por medio de la presente quiero llegar a Uds., en nombre de mis hijos y en el mío propio, para agradecer las distintas notas publicadas en El Ciudadano, sobre el caso de referencia.

No siempre las palabras son justas y llegan a los más profundo de los lectores. Más allá de escribir con la VERDAD, ustedes han sabido interpretar con todo respeto y veneración tan doloroso episodio.

Un especial saludo al Sr. Director como así también a todos los colaboradores.
De Norma de Ospital y Flia.

Estación de Servicio YPF. ¿Impacto ambiental?

En los últimos años, se ha hecho frecuente escuchar que se les pide a empresas un Certificado de Impacto Ambiental. ¿Para qué es esto? Se busca garantizar que como derivación de su actividad comercial, la empresa no provoque un impacto negativo en el ambiente que la rodea.

Este certificado se solicita para obtener la aprobación y a su vencimiento, para renovarlo, siempre que las actividades de la empresa sigan siendo inocuas para el medioambiente.

En el caso de la estación de servicio YPF ubicada en la Ruta 205 (Villa Adriana) parece que el impacto ambiental se ha acrecentado con los años.

Vamos a aclarar que en esta estación ofrecen muy buena atención y el trato es de lo mejor.

Pero parece que, producto de su exitosa gestión comercial, los grandes camiones con acoplados paran en esa YPF para cargar combustible. Pero el éxito es tan elevado que causa un deterioro en el ambiente que rodea a la estación de servicio.

Filas enormes de camiones aguardan durante horas en la banquina para cargar combustible. Hay que recordar que la banquina está reservada a emergencias, pero los camiones las usan como estacionamiento. Un vecino de una quinta del lugar se vió obligado a colocar enormes restos de árboles, porque también invadían el espacio parquizado existente.

Es más: se observan maniobras arriesgadas de los choferes de los camiones para retomar la ruta e ingresar a la fila de espera .

Cerca del lugar hay una curva y puente, con estrechamiento de la calzada. Tiene todos los ingredientes para que se produzca un accidente mayúsculo. ¿Hay que esperar a que efectivamente suceda?

Volviendo al tema inicial, la YPF está ocasionando un severo daño ambiental. Las autoridades deberían exigirle a la empresa destinar un espacio para que los camiones puedan estacionar previo a la carga de combustible, en un predio que ofrezca seguridad para los que circulan por la Ruta 205.

O sea, sólo se trata de dinero.

O invierte la empresa con un estacionamiento para camiones o invierte la comunidad en hospitales, casas de sepelios, elementos ortopédicos o ayuda psicológica para los familiares de los potenciales accidentados.

Sólo así se le debería renovar el Certificado de Impacto Ambiental.

La comunidad, agradecida.
De Jorge Aguilera

Reinas de devaluadas monarquías

Por casualidad estuve viendo en el EXCELENTE canal Telesur (lo siento, incumpliendo la ley, Cablevisión se los censura) un documental sobre los carnavales en una región de Colombia. Se elige allí al Rey Momo, un hombre jodón que representa el espíritu de la alegría, y a la Reina del Carnaval, a la Virreina y a las Princesas.

Los requisitos para ser reina implican ser bella, ser simpática, saber bailar (cosa que tiene que demostrar en el escenario) y, como requisito imprescindible, haber realizado servicios a la comunidad.

Notable requisito que revalúa ese endeble reinado en el que reincidimos. Porque la elección de una reina implica discriminación y menosprecio por la mujer. Estamos premiando la belleza casi exclusivamente, y eso, por cierto, es un rasgo genético, algo que se tiene o no se tiene.

Por lo tanto discriminamos a aquella cuyos genes no la hicieron de acuerdo a nuestras pautas occidentales de belleza europea.
Podríamos decir que no siempre la belleza va acompañada de la inteligencia. pero premiar la inteligencia nos haría caer en el mismo error. Si no se ha heredado una aptitud para la inteligencia igual ser puede ser un gran ser humano.

Pero calificarlas por su labor comunitaria sería una buena medida. Significaría premiar el trabajo, el empeño, el compromiso y la solidaridad para con los demás.

Ojalá se tomase en cuenta, sobre todo cuando quienes eligen son entidades dedicadas, precisamente, a la solidaridad.
De Jorge Claudio Morhain

ENVIÁ TU CARTA

  • Titulo

  • Carta

  • Tu nombre y apellido

  • Tu email

  • N° documento